Noticias de Qtalento

Últimas Noticias

  1. 5 beneficios de apostar por la formación corporativa

    Publicada: 19-09-2017

    Fuente: Equipos & Talento...

         En 2016, un total de 367.770 empresas realizaron formación bonificada para algo más de 2,5 millones de trabajadores distribuidos en todo el territorio nacional. La tasa de cobertura de las empresas es un 23% del total, lo que supone que durante el año 2016 hubo un 67% de empresas que no realizaron ninguna formación programada y bonificada con los fondos disponibles.

     

         Concretamente en el año 2016 había destinados 1132'9 millones de euros para la formación de los trabajadores ocupados (aparte, otros 1000 millones para desempleados). Con estos datos, cabe realizar la reflexión general acerca de si realmente se apuesta por la formación corporativa en las empresas españolas dado que no se llegó a gastar ni un 50% del presupuesto que el Estado disponía para el año 2016.

     

        Los beneficios de una formación corporativa, bonificada o no, deben tenerse claro por parte de los departamentos de formación y desarrollo. En Speexx como embajadores de Towards Maturity, han elaborado una infografía donde se resumen los 5 beneficios principales de apostar por la formación corporativa que, según el estudio "Benchmark Report Unlocking Potential: Releasing the potential of the business and its people through learning", sólo alacanzan a obtener 1 de cada 5 organizaciones:

     

    Influye en la cultura de empresa

    Inmersos en plena transformación digital, el departamento de RRHH a través de su área de formación y desarrollo tiene mucho que decir a la hora de impulsar la innovación empresarial a través dicha transformación. Además, integrar el aprendizaje al puesto de trabajo y compartir las buenas prácticas crean una excelente base de la cultura de la empresa.

     

    Cultiva la agilidad

    Las diferentes ofertas formativas, sea online, blended o presencial, hace que según la rapidez con la que se necesite aplicar el aprendizaje, se cultive una agilidad empresarial y se mejore el compromiso empresa-empleado.

     

    Aumenta el rendimiento

    El gran acceso a dispositivos móviles debe verse como una ventaja para abrir el abanico en la oferta formativa de los empleados. Las nuevas generaciones de empleados, especialmente Millenials y Generación Z, valoran e incluso demandan que la formación se adapte a necesidades individuales. El denominado aprendizaje autodirigido es una realidad para esas generaciones de empleados.

     

    Afina y ajusta procesos

    La analítica también ha llegado a los procesos de formación corporativa. El Big Data aplicado a los RRHH y la formación va a servir para afinar y ajustar los procesos formativos. Con los datos que nos proporciona la tecnología en formación (LMS, SaaS, etc.) se pueden tomar decisiones objetivas sobre los resultados de la acción formativa desarrollada.

     

    Mejora la eficiencia

    Con una buena estrategia de formación corporativa, eligiendo la modalidad adecuada al perfil del empleado se mejora la eficiencia del presupuesto destinado a formación. Aparte, ayuda a las estrategias de employer branding de la organización, tanto en la retención del talento, en procesos de integración de nuevos empleados como de reclutamiento.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  2. Los 13 errores que arruinan una entrevista de trabajo

    Publicada: 15-09-2017

    Fuente: rrhh press...

        Aunque tener un buen currículo es clave para acceder a un empleo, realizar una buena entrevista de trabajo es fundamental para conseguirlo.

     

        Por ello, desde IMF Business School han analizado los 13 errores que, según su criterio, pueden convertir una entrevista de trabajo en una auténtica cadena de despropósitos:

     

        1. Falta de puntualidad. No es necesario llegar con demasiada antelación, pero sí con el tiempo suficiente para localizar el lugar y poder analizar a los otros candidatos o la empresa en sí. Si vas a llegar tarde por algún imprevisto, debes avisar con antelación a la persona encargada de la entrevista para que conozca el motivo de tu retraso previamente.

     

        2. Descuidar el contacto previo. La forma en la que entregamos un CV, nuestro email de presentación ante una oferta laboral o la llamada telefónica para confirmar la cita de la entrevista forman parte de la impresión que la empresa puede obtener de cada uno de los candidatos. No seas descuidado.

     

        3. Falta de interés. Los candidatos envían decenas de currículos a la semana, por lo que buscar información sobre la empresa, sus valores, historia o localización son tareas fáciles que pueden diferenciarte del resto de aspirantes a un puesto de trabajo. Además, es importante que conozcas la oferta y el puesto en cuestión antes de acudir a la entrevista.

     

         4. No dejar hablar al interlocutor. Es fundamental dejar que el interlocutor lleve el peso de la conversación en un primer momento hasta que empiece la entrevista y llegue el turno de las preguntas. Tampoco conviene ser escueto. La empresa necesita conocerte a ti y tus cualidades para seleccionarte. Desde IMF Business School, aconsejan respuestas de entre 30 segundos y 2 minutos. Nada de monosílabos.

     

         5. Anticiparse. Comenzar la entrevista preguntando sobre las condiciones económicas, los horarios o vacaciones nunca es una buena idea. Ninguna compañía demanda trabajadores interesados en esos aspectos más que en la oferta o empresa en sí. La propia empresa sacará el tema cuando llegue el momento idóneo.

     

        6. Interesarte por el resto de candidatos. Una oferta de trabajo recibe entre 800 y 1.300 candidaturas, según el estudio Brand Employment de Randstad. Interesarte por el número de candidatos para el puesto solo servirá para aumentar tu nerviosismo.

     

         7. Tan malo es inventarse cosas como no saber qué aparece en tu currículum vitae. Estudia tu propia vida laboral y no disfraces la realidad. Para ayudarte a contestar las preguntas, prepara un guion explicando tu formación y experiencia previa. No ser capaz de explicar alguno de los aspectos que aparecen en él suena a falso.

     

         8. Caer en las adulaciones. Al igual que no es aconsejable hablar mal de trabajos anteriores, tampoco lo es halagar en desmedida el puesto al que se postula. Los pelotas descarados no gustan, por mucho que haya gente que opine lo contrario.

     

        9. Presumir de idiomas. Engañar sobre tus conocimientos de idiomas no es aconsejable, ya que puede que realicen la entrevista en ese idioma y pierdan la confianza en tus cualidades.

     

        10. Pasarse de insistente. Deja claro que te interesa la oferta, pero no supliques por el puesto, ya que conseguirás el efecto contrario. Tampoco es recomendable llamar cada día para conocer el estado de la oferta.

     

        11. Cuidado con la seguridad en uno mismo. Tampoco es aconsejable dar por hecho que has conseguido el puesto hasta que te lo confirmen o preguntar cómo lo has hecho. Ni pasarse ni quedarse corto: en el término medio está la clave.

     

        12. Mentir sobre tu situación personal. Si tu situación personal no es compatible con el puesto, debes reconocerlo y no hacer perder el tiempo a la empresa. Valorarán tu sinceridad para próximas ofertas que sean compatibles con tu vida personal.

     

        13. No llevar la documentación necesaria. Varias copias del currículo, los títulos y contratos que avalen tu experiencia, son documentos imprescindibles en una entrevista. Si, además, puedes mostrar ejemplos de tu trabajo, mejor que mejor.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  3. La pirámide de Bezos: así funciona la estructura laboral en Amazon

    Publicada: 13-09-2017

    Fuente: el pais...

    El color de las identificaciones de los empleados cambia en escalones de cinco años, como si fuera un cinturón de artes marciales. El empresario es el único con el máximo rango

     

        Todas las grandes empresas de tecnología, Google en Mountain View, Facebook en Menlo Park, Apple en Cupertino, Microsoft en Redmond...  han creado en sus lugares de origen un campus a su medida para crecer. Todos han sufrido un gran problema asociado a esta decisión: los desplazamientos. Apple ha comenzado la mudanza a su platillo, una obra arquitectónica impactante que ha levantado fuertes críticas por la lejanía entre el aparcamiento y el puesto de trabajo. En Microsoft tienen un sistema de reserva de coches al estilo Uber para trasladarse entre edificios distantes y también buses charter para llegar desde diferentes localidades de la zona. Facebook contempla la construcción de sus propias viviendas para poder trasladar a más empleados a su cuartel general.


        Amazon apostó desde el comienzo por quedarse en el centro de Seattle, muy cerca de la icónica aguja espacial o el museo de la música financiado por Paul Allen, cofundador de Microsoft. Google y Facebook han abierto oficinas a su alrededor, haciendo del centro de Seattle una ciudad tecnológica sin signos aparentes de ello. En total Amazon cuenta con 31 edificios. Cuando tomaron la decisión de expandirse en el centro de la ciudad, en 2005, contaban con 12.000 empleados. Hoy suman más de 40.000. John Schoettler, que lleva 17 años en la compañía y es el responsable último de los 225 centros que poseen en todo el mundo entre oficinas y almacenes, explica que la decisión de permanecer en el centro urbano “obedece al tipo de empleado que queremos atraer, alguien urbano, dinámico, que quiera ir paseando al trabajo y hacer vida cerca de su oficina”.


        En ninguno de los edificioes hay un solo logo cartel o anuncio que indique que es de Amazon. Como si fueran oficinas de marca blanca. Cada uno tiene un nombre, con un motivo detrás. Prime, por el servicio de fidelización; Alexandria, por la biblioteca; Rufus, por el perro más célebre de la empresa. Day 1 es el principal, donde tiene su despacho Bezos y donde su entrada es verdaderamente especial: hay un mercado con flores, productos precocinados y una gran variedad de quesos y vinos. Los empleados pueden tomar lo que quieran y meterlo en una cesta. El sistema reconoce quiénes son y les cobra los productos. Se trata de Amazon Go, un modelo que por ahora prueban solo con ellos y esperan hacer llegar al consumidor en algunas de sus tiendas cuando sea lo suficientemente fiable.

     

         En la quinta planta la decoración corre a cargo de los empleados. Intentan incentivar así su expresividad y vena artística: escultores, artistas gráficos y fotógrafos son bienvenidos siempre que formen parte de la plantilla. Intentan así terminar con uno de los estigmas que les persigue, los empleados de Amazon son, con frecuencia, acusados de no tener vida más allá de su empleo por las largas jornadas de trabajo.

     

        En Amazon no hay comida gratis, pero sí restaurantes con especialidades chinas, mexicanas o italianas. También las barras de ensaladas que tanto gustan en la Costa Oeste, pero no hay espacio para todos. Schoettler lo explica: “Solo cabe un tercio de la plantilla. Se hace así para que salgan fuera, gasten en los comercios de los alrededores y conozcan a más gente”.

     

         Y los empleados, salvo si son programadores o de perfil técnico, no pueden encargar un Mac como herramienta de trabajo. Tampoco, salvo que se pongan de acuerdo y lleguen a cierto nivel en la escala jerárquica, pueden personalizar su puesto. Son muy pocos los que viajan en avión en clase business, aunque sí lo harían en otras empresas con un rango equivalente. Es una de sus señas de identidad, una austeridad que se puede interpretar como un espartano control de gasto.

     

        La única concesión son los banistas, repartidores de plátanos, cuyo nombre hace referencia a los baristas, como llaman en Estados Unidos a los expertos en preparar café. Lo implantaron en 2015 y desde entonces han repartido 2,2 millones de plátanos, 8.000 al día es su récord. ¿Por qué esa fruta? Explican que por su valor nutricional, porque gusta a todo el mundo y porque su forma recuerda a la sonrisa del logo.

     

        Con perro pero sin niño

     

        Los edificios tampoco tienen espacios para niños. Pero sí hay jardines para perros. De hecho, tienen un registro y se les hace una acreditación propia. En las terrazas, azoteas y algunas de las entradas de los centros de trabajo hay parques para que los canes echen una carrerita y vayan a por la pelota junto a los de otros compañeros.

     

         La veteranía es un grado y se hace visible. El color de las identificaciones de los empleados cambia en escalones de cinco años, como si fuera un cinturón de artes marciales. Pasan de azul a amarillo, después rojo, hasta llegar al morado de los que llevan más de 15 años en la empresa. Pero no implica que ese sea su rango. En Amazon solo hay 12 escalones y son muy claros. Bezos es el único con nivel 12. Los operarios que empaquetan y toman los productos en los almacenes son el nivel 1. Todos los demás se mueven en esa horquilla. Cuando se contrata a un nuevo empleado se hace pensando en escalar. Siempre se les dice a los que van a entrevistar a un candidato que lo vean como si fuese una persona apta para ocupar su puesto.

     

         A Bezos le importa dejar impacto en el lugar donde vive. Quiere hacerlo de una manera un tanto peculiar, con The Spheres, un espacio de tres burbujas de cristal y metal todavía en construcción. Para ejecutar la obra han contratado al experto en flora del zoo de la ciudad. Planean un lugar para relajarse, hacer reuniones paseando y concentrarse en un clima tropical con una temperatura constante de 21 grados centígrados. En tono de broma, el operario lo resume: “Amazon quiere dejar un pedazo del Amazonas en el corazón de Seattle”. Para alguien español, recuerda a la estación de Atocha en Madrid.

     

        Muchos de los autóctonos ven el cambio con ojos críticos. A la subida de los precios del alquiler se suma una epidemia de gentes sin techo, un ejército de homeless que al caer el sol arrastran su vida en un carrito de la compra. Amazon trata de paliar los efectos con una donación de un millón de dólares a Fare Start, una red de comedores sociales que, además de alimento, provee de formación para encontrar empleo en la hostelería. En la última adquisición de terrenos, Amazon compró Mary’s Shelter, un alberque social que donará a la ciudad para que siga dando el mismo servicio, pero renovado con habitaciones modernas y un programa para que puedan dejar el servicio social y vivir por sí mismos. Inicialmente tendrá espacio para 200 familias.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  4. El síndrome postvacacional podría incrementar la siniestralidad laboral

    Publicada: 07-09-2017

    Fuente: rrhh digital...

         La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) ha advertido de que el número de accidentes laborales podría aumentar en los próximos meses a consecuencia del síndrome postvacacional, que afecta a miles de trabajadores tras la vuelta de las vacaciones de verano.

     

         Entre los principales síntomas del síndrome o depresión postvacacional figuran la ansiedad, el malestar general, sudoración, falta de concentración y descenso del rendimiento, cambios de humor, incremento de las palpitaciones, así como síntomas cardíacos y respiratorios.

     

         “Esta sintomatología está en muchas ocasiones estrechamente relacionada con siniestros laborales que, aunque la mayoría de ellos suelen ser de carácter leve, pueden implicar un riesgo importante para la salud de los trabajadores”, asegura Luis Gil, secretario general de ASEPAL. Y es que la falta de concentración y la disminución del rendimiento en el puesto de trabajo pueden ocasionar despistes y errores humanos que deriven en accidentes laborales de poco importantes a graves.

     

         La correcta utilización de equipos de protección individual reduce drásticamente los siniestros en el puesto de trabajo; sin embargo, cualquier despiste a la hora de utilizar estos equipos de seguridad puede tener consecuencias fatales.

     

         “En estos momentos de reincorporaciones a los puestos de trabajo hay que velar por la correcta utilización de los dispositivos de seguridad, y que no sea este trastorno adaptativo un motivo de despiste para su utilización”, explica Gil.

     

         En este sentido desde ASEPAL apelan a una mayor concienciación y prevención como principales herramientas para reducir y evitar cualquier tipo de siniestro laboral.

     

         “Aunque el síndrome postvacacional pueda parecer un tema banal, la realidad es que un tercio de los trabajadores sufren esta afección, y, por tanto, es necesario establecer protocolos en las empresas para ayudar a los trabajadores a retomar su rutina de trabajo y prestando especialmente atención a aquellos aspectos que pudieran poner en peligro la salud de los trabajadores”, añade Luis Gil.

     

         Los olvidos en la utilización de los equipos de protección individual, la utilización incorrecta de los mismos por despistes o distracciones y la pérdida de la percepción del nivel de riesgo son las principales causas de los accidentes laborales como consecuencia del síndrome postvacacional.

     

        La depresión no está recogida en nuestro país como enfermedad profesional, ni tampoco puede contemplarse como accidente laboral; sin embargo, el estrés y la ansiedad laboral, el burnout, también mencionado como síndrome del desgaste profesional o trabajador quemado, y el propio síndrome postvacacional son problemas que con más frecuencia emergen entre los trabajadores y que cada vez más son tenidos en cuenta por los departamentos de Recursos Humanos.

     

         “Queremos recordar a las empresas y a los trabajadores la importancia de la utilización de los dispositivos de seguridad en el trabajo y la responsabilidad que contraen en la correcta utilización de los mismos en estas fechas, en las que los despistes o distracciones pueden jugar una mala pasada”, concluye Luis Gil.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  5. El 62% de los que estudian idiomas en el extranjero lo hacen por motivos de trabajo

    Publicada: 04-09-2017

    Fuente: rrhh digital...

         Según un reciente estudio publicado por la empresa Sprachcaffe Languages Plus, un 62% de los estudiantes de idiomas en el extranjero realizaron dichos cursos por motivos de trabajo o estudios, mientras que el otro 38% lo hizo por ocio. Aprender otro idioma abre un mundo de oportunidades y puede llevar al desarrollo de nuevos contactos profesionales. Además, las personas desarrollan una mentalidad más abierta y están más dispuestas a la movilidad internacional. Hablar otra lengua es divertido y hablarla hace que viajar, vivir y trabajar en el extranjero sea más placentero y gratificante. 

     

         Los resultados de la presente encuesta muestran que los viajes de idiomas son la fórmula perfecta para cualquier estudiante que quiera mejorar sus habilidades lingüísticas y conseguir avanzar puestos en su carrera profesional. El análisis, publicado bajo el nombre “El estudio de los cursos de idiomas en el extranjero 2017” también demuestra que el 51% de los encuestados se siente más cómodo hablando el idioma una vez realizado el viaje de idiomas, por un 20% que considera que le ha dado más interés a seguir viajando y un 15% a sacar mejores notas en el colegio, bachillerato o universidad. 

     

         Además, el 65% de las personas que realizaron turismo idiomático viajaron solas, con lo que habilidades sociales intrínsecas a entornos cambiantes fueron también desarrolladas por los participantes. De estos, el 68% realizó un curso de idiomas en el extranjero para jóvenes, siendo la mayoría procedentes de Italia (21%), Alemania (18%) y Polonia (12%). 

     

         Se destaca también en las valoraciones cualitativas del mismo, que muchos estudiantes han desarrollado las cualidades de emprendedores en el futuro. Por ejemplo, el 60% de los encuestados sigue en contacto con las personas que conoció, ya que consideran que es una experiencia de vida y una posible agenda de contactos de cara al futuro internacional. Sus perfiles, con experiencia internacional muestran también que valores como la motivación, la perseverancia, el ingenio y la mente abierta son desarrolladas al vivir en ambientes internacionales y fuera de la zona de confort. 

     

         Por último, muchos consideran que pasar una temporada larga en el exterior es algo muy positivo, bien sea con un año académico o bien para la preparación de exámenes tipo Cambridge, ya que estos tienen un impacto mucho mayor y de más recorrido en el aprendizaje que otros métodos de aprendizaje.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  6. La adaptación gradual a la rutina es la clave para la vuelta al trabajo

    Publicada: 01-09-2017

    Fuente: rrhh digital...

        Aunque el síndrome o depresión postvacacional no está reconocido como una enfermedad profesional, lo cierto es que este trastorno se repite cada vez con más frecuencia de manera parecida en muchos trabajadores que terminan su periodo vacacional y se reincorporan a su puesto de trabajo y a la rutina. Según los doctores de Servicio de Neurología del Instituto de Neurociencias Avanzadas (INEAMAD) del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, el año pasado casi un tercio de los españoles sufrió este trastorno adaptativo tras las vacaciones de verano.

     

         Tristeza, tensión, apatía, insomnio, irritabilidad, problemas de concentración, fatiga, cambios de humor, taquicardias, cefaleas, ansiedad… son algunos de los síntomas que provoca este síndrome y el hecho de volver a la rutina.

     

         La buena noticia es que no a todo el mundo le cuesta retomar los quehaceres diarios.

         Tal y como explica el psicólogo Xavier Savin, las vacaciones se convierten en una oportunidad para revisar si el trabajo está alineado con nuestros valores. “Lo importante no es no sentir emociones en determinados momentos, se trata de darles significado y utilizar estas emociones para corregir lo que no nos acaba de gustar de nuestra rutina”, sostiene Savin.

     

         En este mismo sentido la psicóloga experta en ansiedad y estrés, Irene Bayarri, afirma que las vacaciones se convierten en una huida cuando la situación laboral previa es insatisfactoria o negativa.

     

         “El problema está en esa situación previa a las vacaciones y no al hecho de irse de vacaciones en sí”, explica y continúa: “Si cuando antes de irnos de vacaciones la situación laboral era muy estresante, como por ejemplo, una mala relación con el jefe o los compañeros o eres el responsable de una empresa que atraviesa por problemas económicos o financieros, la dificultad para adaptarte de nuevo a esa rutina será mayor”.

     

         A veces, si el rechazo a la vuelta a la rutina es muy grande el estado de ánimo de la persona puede resentirse y afectar a otras facetas de la vida.

     

         El síndrome postvacacional es fruto de una falta de adaptación biológica

         La clave para evitar sufrir sus síntomas está en hacer un cambio gradual de nuestros horarios e ir asumiendo responsabilidades poco a poco.

     

         Para adaptarnos gradualmente a la rutina y evitar el síndrome postvacacional los expertos Xavier Savin e Irene Bayarri aconsejan:

    ● Tratar de regresar unos días antes de las vacaciones si nos hemos ido de viaje.

    ● Incorporar rutinas poco a poco.

    ● Volver a tus horarios habituales de manera gradual. Es frecuente trasnochar y levantarnos mucho más tarde. Adapta de manera progresiva tus horarios y empieza a irte antes a la cama de lo que lo hacías en vacaciones.

    ● Si ya has vuelto al trabajo, dedica los primeros días a organizarlo, poniendo orden a las tareas de las próximas semanas y no cargarnos de trabajo estos primeros días.

    ● Procurar no romper con todas las actividades placenteras que has ido realizando durante las vacaciones.

    ● Buscar motivaciones en el área del ocio cercanas en el tiempo. Organizar una salida con los amigos, visitar una exposición el próximo viernes… Abandonando la idea del “ya hasta el año que viene”.

    ● Centrarse en lo ilusionante del trabajo y de la vuelta a la rutina, como por ejemplo el reencuentro con personas que echabas de menos en las vacaciones y que con la vuelta vuelves a ver. 




    Las vacaciones, antídoto contra la desmotivación

     

          Las vacaciones tienen como objetivo el poder hacer todo aquello que por falta de tiempo no hacemos el resto del año como es descansar, hacer deporte, pasar tiempo con familia y amigo, etc. “Las vacaciones deberían ser una oportunidad para hacer lo que en otros periodos no podemos y descansar de lo que sí hacemos con intensidad el resto del año”, comenta Xavier Savin. Por su parte Irene Bayarri insiste en que las vacaciones son necesarias para el bienestar físico y psíquico ya que todo el mundo necesita una de una desconexión periódica de la rutina para rendir mejor.

     

         En este sentido Savin comenta que el hecho de contar las semanas que te quedan para irte de vacaciones puede ser contraproducente ya que hace que la vuelta a la rutina sea para este tipo de personas especialmente duro.

     

         “Lo mejor sería dividir las vacaciones a lo largo del año, en periodos de 10 a 12 días. Cuando son vacaciones demasiado largas, como un mes, la sintomatología de este trastorno adaptativo es mayor”, concluye Bayarri quien sostiene que las vacaciones no pueden ser opcionales o voluntarias ya que es necesario tiempo libre y de desconexión.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  7. Un poco de presión siempre ayuda

    Publicada: 29-08-2017

    Fuente: El País...

    Diversos estudios indican que, en dosis moderadas, el estrés puede mejorar el rendimiento de los trabajadores si son capaces de aislarse y enfocarse en realizar bien su tarea


         El británico Henry Marsh es uno de los neurocirujanos más prestigiosos del mundo. Pero, a pesar de llevar más de 15.000 operaciones a sus espaldas, como relata en sus aclamadas memorias Ante todo, no hagas daño (Salamandra, 2016), sigue poniéndose nervioso cada vez que entra en un quirófano. No es para menos; en su especialidad un pequeño error puede tener consecuencias catastróficas para el paciente. Tres de ellos, cuenta en el libro, jamás despertaron de la anestesia. Pero seguramente también esa pequeña dosis de presión con la que afronta cada intervención le ha ayudado a salvar a otros muchos.

     

         Una investigación realizada por las profesoras de la Universidad de Berkeley Daniela Kaufer y Elizabeth Kirby en 2013 concluyó que el llamado “eustrés” —un tipo de estrés positivo de intensidad moderada que se manifiesta en periodos cortos de tiempo— no sólo no es perjudicial para el rendimiento de los trabajadores, sino que puede aportar el plus de motivación que necesitan para enfrentarse a determinados retos. “Existe una presión buena que te permite alcanzar el nivel de activación adecuado para un rendimiento óptimo”, confirma el psicólogo y entrenador deportivo Juan Carlos Álvarez Campillo. “Poca presión equivale a relajación, y así no se dan las condiciones idóneas para que alguien dé lo mejor de sí mismo. Si, en cambio, la presión es muy alta, se produce el mismo efecto pero por exceso: hay una sobreactivación que genera bloqueo, y el rendimiento se resiente”, agrega.

     

         La capacidad para trabajar bajo presión es un rasgo muy demandado en los entornos laborales. “Una persona con tolerancia a la presión es alguien que puede realizar su trabajo en condiciones adversas y, al mismo, tiempo tomar decisiones correctas en cuanto a su ejecución”, resume Eva Collado, consultora estratégica de capital humano. Médicos, agentes de Bolsa, consultores, comerciales, controladores aéreos o, en general, directivos forman parte de esta élite de sufridores. Manuel Yáñez, presidente de Psicosoft, se refiere a ellos como “puestos en los que existe un feedback inmediato de su actividad o en los que hay que tomar decisiones estratégicas continuamente”.

     

         Un rasgo distintivo de estos profesionales es que “tienen la capacidad de gestionar el estrés y sus otras emociones de tal manera que no se conviertan en un factor desestabilizador en el cumplimiento de sus responsabilidades”, destaca Javier Caparrós, director general internacional de Trabajando.com y HR-Consulting. Y las empresas adoran esta habilidad. La buena noticia es que se puede aprender a trabajar bajo presión. “Simplemente necesitamos entrenar nuestra mente. Lo principal será aprender a aislarnos de lo que ocurre alrededor y focalizarnos exclusivamente en la tarea que nos ocupa, planificar el trabajo y asignar prioridades”, enumera Caparrós.

     

         Muchas ofertas de empleo especifican la alta tolerancia a la presión como un requisito irrenunciable para cualquier aspirante. Un reclamo, señala Eva Collado, muy cuestionable como recurso para atraer al mejor talento. “Es como decirle al candidato que se vaya preparando para lo que le va a caer encima. O que va a tener que hacer él solo el trabajo de tres personas. Es una técnica obsoleta e innecesaria. Porque el candidato que está postulando a determinados puestos ya sabe de sobra lo que se espera de él”.

     

          Los mandos son responsables de modular los niveles de presión que aguantan sus colaboradores. Su actitud, opina Caparrós, debe ser vigilante. “Ellos son quienes, en última instancia, han de valorar la carga de trabajo que soportan sus equipos para que el exceso no derive en problemas de salud. La presión debe ser tolerada para que aumente la productividad, no para reducirla”.

     

    Metas asumibles


         Para Fernando Guijarro, director general de Gestión del Talento de Hudson, la clave está en saber gestionar los compromisos que adquieren los colaboradores. “Marcar al equipo unos plazos o niveles de calidad exigentes pero conseguibles es normal. Lo que no se puede hacer es trasladarle la presión sin más”. Así, el clásico jefe que suelta: “quiero esto para mañana” y se da media vuelta no estará haciendo bien su trabajo. Porque es posible que “para mañana” sea imposible. “El compromiso sale de la persona, no se puede imponer”, explica Guijarro. “Hay que hablar con ese colaborador, preguntarle, consensuar con él. ¿Puedes tenerlo para mañana? Y si no es así, ¿qué necesitas para sea posible?”. Aunque habrá gente que, con tal de no decirle que no al jefe se meterá en charcos inasumibles. “Si ves que no vas a poder cumplir el plazo, renegocia, pide más recursos, más tiempo. Pero no lo soluciones trabajando 36 horas seguidas para intentar llegar”, aconseja Guijarro.

     

         Álvarez Campillo resalta que, muchas veces, son los miedos e inseguridades del profesional los que le hacen cargarse a sí mismo con una presión excesiva. Este coach aconseja relativizar. “Podemos fijarnos en los deportistas profesionales. Si ellos consiguen gestionar la presión y focalizarse en su objetivo ante millones de espectadores que los están viendo en el estadio y por televisión, ¿cuánto más fácil no debería ser para nosotros hacer lo mismo sin tantos testigos? Desarrollar la confianza y un buen trabajo de preparación nos ayudará a desactivar la presión”.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  8. ¡Yo quiero trabajar ahí!

    Publicada: 31-07-2017

    Fuente: El País...


        De niña, en su Leverkusen (Alemania) natal, Monika Nolte garabateaba sus dibujos infantiles en libretas con la característica cruz de Bayer en el membrete. Su padre, como muchas otras personas en la ciudad, trabajaba para el gigante farmacéutico  creador de la aspirina. “Fue directivo durante 30 años en Alemania, Guatemala, Ecuador, España y Argentina. También mi madre fue secretaria en Bayer durante un tiempo”, recuerda. Con semejantes antecedentes familiares, Monika no albergaba ninguna duda acerca de la compañía en la que quería estar cuando llegara el momento de incorporarse al mercado laboral. “¿Cómo no iba a llevar a esta empresa en el corazón?”, dice la que hoy, con 47 años, es miembro del departamento de Comunicación de Bayer España. “Para mí estaba claro que algún día trabajaría en Bayer; es que ni me planteaba otra opción”, zanja. “Cuando lo conseguí, fue como un sueño hecho realidad”.


         El caso de Monika no es tan raro como pudiera parecer. Algunas empresas han conseguido trascender su dimensión de puros agentes económicos, convirtiéndose en verdaderos fenómenos sociales. Y es que resulta difícil no enamorarse un poco del tecnodiseño de Apple, de la omnisciencia de Google, de la osadía de Tesla o del poderío español de Inditex. Empezando por sus propios empleados. Algunos, incluso desde mucho antes de serlo. “La clave para que una compañía se convierta en icónica es su capacidad para construir una marca de empleador auténtica y consistente que sabe comunicar con éxito. Esta identidad está habitualmente vinculada a la creatividad, a contar con un propósito apasionante y a los entornos de aprendizaje acelerado”, resume Salvador Ibáñez, director de Top Employers Institute España.


    Predestinado para Coca-Cola


         Cuando una marca es tan ubicua como Coca-Cola, es difícil escapar a su influjo. Y más cuando tienes que pasar por delante de una de sus plantas embotelladoras todas las mañanas, camino del colegio. Fue lo que le sucedió a Daniel Oltra (38 años), jefe de Análisis de Mercado en Coca-Cola European Partners Iberia. “De niño veía salir y entrar a los camiones rojos por mi calle e imaginaba cómo sería trabajar en la marca más reconocida del mundo”. Tuvo la oportunidad de averiguarlo años después, durante las prácticas universitarias que realizó en una de las concesionarias de la compañía de refrescos. “Me enganchó tanto que mi entorno empezó a darme toques de atención. Me decían que no hablaba de otra cosa”, rememora.


         Al terminar la carrera, fue contratado por Dia. Pero también allí la sombra de Coca-Cola era alargada. “Era uno de los proveedores con los que más contacto tenía”, explica Oltra. Cinco años después surgió la oportunidad de regresar. “Es una empresa donde tienes la posibilidad de llevar a cabo cualquier proyecto que te propongas. Si tiene sentido y encaja, se puede hacer”. Tiempo después descubrió que el abuelo de su esposa también había trabajado en Coca-Cola. “¿Estaba predestinado?... pues algo de eso hay”.


         Aunque hace años esos factores de fascinación eran otros. En los noventa, a los jóvenes consultores de firmas como Artgur Andersen (los “arturitos”) parecía no importarles enfrentarse a jornadas laborales de 16 horas o sacrificar fines de semana. Era el precio que pagaban por pertenecer a una élite. Almudena Rodríguez Tarodo, profesora de Employer Branding Academy y de la Universidad Europea de Madrid, cree que a los valores de atracción tradicionales, como retribución y desarrollo de carrera, se han sumado ahora otros nuevos que han irrumpido con fuerza entre las nuevas generaciones: “Fundamentalmente, flexibilidad e innovación, ambas asociadas, en muchos casos, con empresas tecnológicas. Por eso son tan atractivas”, afirma.


         Que un aspirante muestre abiertamente sus simpatías por la empresa puede ayudarle durante el proceso de selección. “Una ambición tan clara es garantía de un altísimo compromiso por parte del candidato, de su pasión e interés genuino en nuestro negocio y de que tiene una identificación muy fuerte con nuestros valores. Y esos son los verdaderos motores de un equipo de alto rendimiento”, destaca Ricardo Bacchini, director de Recursos Humanos y Organización de Volkswagen - Audi España.


         Noelia de Lucas, directora comercial de Hays España, recomienda diseñar una estrategia de aproximación a la empresa soñada que haga visible ese grado de identificación del candidato con la marca. Llevar a la entrevista de trabajo sus dispositivos o productos, participar en eventos organizados por la compañía, contactar con personas influyentes de su organigrama o seguir y comentar sus actividades en las redes sociales son algunas de las vías para hacer patente ese interés. “Se trata de activar el efecto bola de nieve, de asegurarnos de que creamos un impacto viral y positivo en ese empleador”, concluye. Eso sí, sin volverse loco. Porque centrarse demasiado en una única opción puede cerrar otras puertas interesantes. “Las personas que están focalizadas en un objetivo, siempre que este sea realista, a menudo lo consiguen. Pero no puede convertirse en una obsesión. Si después de un tiempo prudencial vemos que nuestra primera opción no cuaja, habrá que contemplar otras alternativas”, añade esta especialista.


    Idealización y valores


         “Cuando alguien decide que quiere trabajar en una determinada empresa, lo hace pensando en los valores que transmite. Por eso es importante mostrar una imagen realista de la compañía, para no crear falsas expectativas”, afirma Ricardo Bacchini. Es frecuente, sin embargo, que se tienda a idealizar a estos focos de atracción de talento. “Esa primera impresión puede impulsar al profesional a tomar una decisión sin sopesar bien los pros y contras”, advierte Rodríguez Tarodo. Esta experta aconseja intentar poner en cuarentena el factor emocional hasta contar con más elementos de juicio. “Hoy es posible acceder a mucha información que complemente esa primera emoción: la opinión de los empleados en las redes sociales, de amigos o conocidos que conozcan la empresa, memorias, rankings…”


         Porque raramente las cosas son tan bonitas como parecen. Burocracia, politiqueo, incoherencia… Una vez dentro, comenzará la fase de desmitificación. Si la compañía ha hecho bien sus deberes, no habrá demasiado desfase entre expectativas y realidades. “Lo que funcione muy bien, te chiflará, pero seguro que hay otras cosas que no te convenzan tanto”, comenta Noelia de Lucas. “A medida que pase el tiempo, ese fenómeno fan irá decayendo y empezarás a verlo todo desde una perspectiva más racional”.


    www.qtalento.com


    .....

    ...

  9. Ocho frases que está prohibido usar en una entrevista de trabajo

    Publicada: 26-07-2017

    Fuente: rrhh digital...

         La entrevista de trabajo supone una oportunidad inmejorable para que un candidato a un puesto de trabajo pueda causar una buena impresión ante el reclutador. Suele ser la primera ocasión en la que se encuentra cara a cara con un representante de la empresa, por lo que hay que tratar de dar una buena imagen que permita diferenciarse de la competencia.

     

         Es cierto que hacer una buena entrevista laboral puede suponer un importante impulso para la candidatura, pero hay que tener cuidado, pues cualquier error puede ser fatal y provocar el quedar descartado por la empresa.

     

         Para tratar de evitar estos graves fallos, desde el portal de empleo Infojobs señalan ocho frases que un candidato nunca debe decir en una entrevista de trabajo, porque pueden suponer la descalificación.

     

    1. ¿Cuánto va a durar la entrevista?

     

    2. ¿Cómo lo estoy haciendo?

     

    3. Perdón, pero estoy muy nervioso

     

    4. Hablemos de dinero

     

    5. Necesito el trabajo

     

    6. ¡Odio a mi jefe!

     

    7. ¿A qué se dedica esta empresa?

     

    8. Prefiero no responder esa pregunta

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  10. El currículum en ciego, ¿la solución frente a la discriminación?

    Publicada: 24-07-2017

    Fuente: rrhh press...

         La discriminación laboral por razones de sexo, raza o edad sigue siendo una realidad en España por la cual, ciertos colectivos, se ven excluidos del mercado laboral por cuestiones que poco o nada tienen que ver con sus capacidades profesionales. Con el objetivo de tratar de erradicar esta problemática, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha creado un programa piloto en el que participarán 63 empresas y 15 entidades con el que se busca definir el concepto de “currículum vitae en ciego”.

     

         Siguiendo así directricesen favor de la igualdad impulsadas desde Europa, España se suma a un proyecto que ya han realizado países como Reino Unido, Alemania, Francia, Holanda, Suecia o Finlandia quienes ya han evaluado el funcionamiento del currículum anónimo,un reto que ahora le toca asumira España.

     

    ¿Qué es el CV en ciego?


         En Estados Unidos, Australia o Canadá el llamado resumé es un documento marketiniano que los demandantes de empleo utilizan para conseguir trabajo, como si de un anuncio publicitario se tratase. Es más, en EEUU la inclusión de fotografía está prohibido por ley, y el CV se centra en indicar los objetivos profesionales, fortalezas, habilidades y competencias, así como la educación y la experiencia; indicar también las expectiativas salariales desde este primer contacto se evalúa como algo positivo. En Australia, por ejemplo, se incluyen la disponibilidad y las referencias.

     

         Volviendo a Europa, quizás sea Reino Unido uno de los pioneros en abanderar el uso de un currículum vitae en ciego excluyendo del mismo la fotofrafía o la fecha de nacimiento, a excepción de aquellas personas cuyo físico es la base de su trabajo como son modelos o actores.

     

         En el modelo propuesto por el gobierno español, el CV dejará de tener información como el nombre, sexo, edad, estado civil, y por supuesto, fotografía. De este modo, los seleccionadores solo tendrán datos objetivos (educación, experiencia, habilidades y conocimientos) para evaluar si una persona es adecuada o no para un determinado puesto en cuestión sin que en esta decisión afecte el físico, la edad o la situación familiar.

     

         Otros de los objetivos que se busca con la implantación de un CV en ciego es reducir la brecha salarial, potenciar el acceso de más mujeres a puestos de responsabilidad, y ayudar a las pymes a desarrollar medidas de igualdad y conciliación.

     

         “Hace ya mucho que nosotros hablamos de cómo afecta una simple fotografía al modo en el que analizamos un CV que recibimos. Creemos que datos como el estado civil o la foto son perfectamente suprimibles, si bien otros implicarían cambios en la forma en la que realizamos los procesos de selección”, explica Sergio Picciolato, director general de Trabajando.com España y HR- Consulting.“Por ello, es más que necesario definir qué entendemos por un currículum vitae en ciego entre demandantes de empleo, empresas y otras instituciones y entidades relacionadas con el mercado laboral”, añade Picciolato.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...