Noticias de Qtalento

Últimas Noticias

  1. El segundo idioma, clave en la contratación o promoción

    Publicada: 13-04-2018

    Fuente: rrhh digital...

    El hecho de conocer un segundo idioma abre la puerta a la contratación en 9 de cada 10 casos. Los trabajadores españoles reconocen que aporta valor en el 40% de los ascensos dentro de una empresa. El 70% de los empleados afirman querer ser formados en un segundo idioma.

    Además del salario, la formación es muy importante para los trabajadores españoles en las empresas. 4 de cada 10 españoles aseguran que les gustaría aprender un segundo y tercer idioma.

    Después de un repaso a las ofertas de trabajado publicadas en el primer trimestre del año en diferentes portales de empleo revela que el 95% de los puestos de responsabilidad de las empresas solicitan imprescindible un segundo idioma. En el 60% de las ofertas además piden un tercer idioma.

    Hablar más de una lengua es una ventaja para muchos profesionales ya que el mundo se torna cada vez más globalizado. Por ello, las compañías internacionales requieren de unos trabajadores más capacitados y el dominio de más de un idioma definitivamente abre más puertas.

    La habilidad de saber un segundo idioma no ha pasado desapercibida a los ojos de los españoles. Un 58% de los españoles reconoce que el manejo de un segundo idioma es necesario en su trabajo, frente a un 42% que no lo cree así.

    Según los datos un 48% de los españoles afirma no saber un segundo idioma mientras que un 39% aseguratener conocimientos. En este sentido, un 24% de los españoles trabajadores afirman manejar incluso más de dos idiomas.

    Respecto al idioma en cuestión, el 52% se refiere al inglés, el 32% al francés y el 9% al alemán. El resto se divide entre idiomas asiáticos, portugués y otros idiomas sin especificar

    El 46% de los españoles considera fundamental saber un segundo idioma para ascender en su trabajo y alcanzar puestos de dirección. En frente se encuentra un 32% de los trabajadores que sólo lo considera importante en algunos casos. Sólo el 12% de los españoles le quita importancia al segundo idioma para encontrar trabajo o promocionarse en él.

    Respecto a la formación de idiomas, el 70% de los trabajadores aseguran que les gustaría que su empresa les formara en idiomas. De hecho, según los datos de Hexagone, junto al salario, la formación es uno de los valores más reconocidos por los trabajadores españoles dentro de una empresa.

    En este sentido, el 91% de los trabajadores españoles afirman que el hecho de conocer un segundo o tercer idioma brinda mayores posibilidades a nivel profesional.

     

    Podemos destacar las formas más habituales en la que los españoles afirman estar aprendiendo un idioma fuera de la empresa.

    1.-Academia de idiomas: El 32% de los españoles que quieren aprender un idioma utilizan este método. Se trata de la mejor forma de aprender un idioma. Sin embargo no todos los españoles pueden realizar esta inversión en formación. La falta de tiempo es la segunda razón que argumentan para no acudir a una escuela de formación de idiomas.

    2.-Películas y programas de TV: El 28% de los españoles aseguran perfeccionar su nivel de idiomas viendo películas o series subtituladas

    3.- Uso de tecnología en otro idioma. Es la tercera forma preferida. El uso de programas de ordenador, de teléfonos móviles o cualquier tipo de tecnología en el idioma que se quiere aprender o perfeccionar. El 18% de los españoles utiliza esta técnica.

    En este sentido también existe un grupo amplio de usuarios que utilizan Aplicaciones de formación de idiomas. El 16% de los españoles utiliza alguna aplicación móvil para aprender otro idioma.

    4.- Networking y amigos: Los alumnos más motivados buscan ampliar su red social buscando nuevos amigos nativos del idioma. Quieren aprender de forma proactiva y autodidacta el idioma yendo a intercambios lingüísticos organizados por cafés, bares o asociaciones culturales. Algunos incluso encuentran en su pareja una forma muy eficaz de aprender el idioma.

    5.- Uso de Redes Sociales en otro idioma. Una práctica menos utilizada pero que tiene seguidores es el uso de plataformas sociales configuradas en otros idiomas. Ayuda a familiarizarse con el idioma en cuestión. 6% de los españoles utiliza esta práctica.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  2. Señales para cambiar de empleo

    Publicada: 03-04-2018

    Fuente: EL PAIS...

    La figura del profesional que tiene los arrestos para romper con todo y lanzarse al vacío en busca de nuevos desafíos laborales es unánimemente admirada y envidiada. Ximo Salas, asesor de recursos humanos y de marketing, no obstante, cree que esos héroes se cuentan con los dedos de una mano. “Según mi experiencia, el profesional tiende a atarse a la silla y solo se plantea nuevos retos en el momento en que los tiene delante, porque se le presenta la oportunidad”. En opinión de este experto, más que la inquietud por encontrar proyectos motivadores e ilusionantes, hay un factor mucho más determinante a la hora de movilizar a las personas a buscar un nuevo empleo: “El miedo a ser despedido”. Eso sí, aclara, en el momento en que se toma la decisión de empezar a considerar nuevas opciones, “sí que pueden aparecer esos nuevos retos motivadores e ilusionantes”.

    Pedro Checa desaconseja esperar a que surjan los primeros rumores sobre despidos para reaccionar. “Porque podemos perder buenas oportunidades por el camino o que sea tarde para plantear posibles alternativas dentro de nuestra propia organización”, concluye. Ante una tesitura como esta, ¿qué es mejor, seguir el propio instinto o dejarse aconsejar? Ximo Salas aboga por no aislarse. “Está claro que tú eres el protagonista de la historia y quien más información tiene. Pero tener el punto de vista de tu familia o de algún amigo de confianza te puede ayudar a razonar con mayor claridad”. Al pedirle consejo, agrega Salas, se prepara al entorno para lo que se avecina. “Un despido sigue viéndose en España como un fracaso. Si cuando nos lo vemos venir, compartimos esa preocupación con los demás, de alguna manera ya estamos empezando a pasar el duelo y a conseguir la aceptación social”.

     

    El dinero ata

    El deseo de cambiar de aires puede aparecer incluso en profesionales consolidados y muy bien pagados. El l deslumbramiento por la seguridad, el confort y el elevado nivel de vida que proporciona el dinero puede acabar atrapando a algunas personas en una “jaula de oro”. “A veces porque invierten más horas y más viajes de los necesarios en su trabajo, con el consiguiente impacto en la familia, en las aficiones o incluso en la salud. En otros casos, el precio es el coste de oportunidad de no probar otras opciones laborales interesantes, de perderse la posibilidad de crecer o tener otras experiencias”.

    Pero los salarios altos no son las únicas piedras en la mochila. Pilar Jericó cree que, en general, el español es prudente. “Hay mucha gente descontenta que no se mueve por la nómina o por miedo a perder la indemnización. No podemos olvidar que venimos de una crisis en la que el mercado laboral no ofrecía alternativas”. Ese talón en el aire a la postre puede ser una fuente de amargura.

    Aunque, cuidado con lo que se desea… porque podría acabar haciéndose realidad. Lo que empieza como un simple sondeo del mercado puede devenir en una oferta real. Y es entonces cando aparece el vértigo. “Un ‘sí’ lo cambia todo. Surgen entonces las dudas y las excusas; intentas auto convencerte de que, después de todo, no estás tan mal en tu actual trabajo…”, describe Daniel Pérez. Llegados hasta ahí y con una oferta interesante encima de la mesa, no es momento de arrugarse. “Mi recomendación”, zanja Pérez, “es que seas valiente y no mires atrás”.


    Síntomas de que llega el final Las nóminas empiezan pagarse más tarde de lo normal y hay baile de proveedores. Se marchan personas clave que traían negocio a la empresa. Se paralizan los planes de formación. Hay desorganización y nadie tiene claras cuáles son sus responsabilidades. Decisiones que antes se tomaban con rapidez, ahora se demoran. Se queda usted fuera de los proyectos más apetecibles. Se reduce su carga de trabajo. Su nombre no sale en la lista de posibles promociones. Dejan de pedirle opinión.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  3. España registra un grado de satisfacción superior a la media europea

    Publicada: 27-03-2018

    Fuente: equipos y talento...

    El nivel de satisfacción laboral de los profesionales mayores de 25 años se sitúa en el 73%. No obstante, a nivel nacional, el índice de satisfacción de los ocupados crece un punto porcentual respecto al año pasado y alcanza el 74%. 

    Los trabajadores menores de 25 años son los más satisfechos del mercado laboral. En concreto, el 81% asegura estar contentos con sus condiciones laborales actuales, lo que supone un crecimiento de seis puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2017.

    Tras ellos, se sitúan los trabajadores mayores de 45 años.

    En el lado contrario y registrando el único descenso del nivel de satisfacción en el entorno laboral se sitúan los trabajadores con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años. En concreto, un 73% de estos trabajadores se encuentra feliz con su puesto de trabajo, lo que supone un descenso de tres puntos porcentuales respecto al primer trimestre de 2017, cuando este índice era del 76%.

    13,6 millones de trabajadores en España están contentos con su empleo actual

    El análisis revela, asimismo, que el 74% de los ocupados españoles se muestra conforme con su puesto de trabajo actual, es decir, más de 13,6 millones de profesionales aseguran estar satisfechos en su empleo. Esta cifra coincide con la registrada en el último trimestre de 2017 y se acerca a los niveles más elevados alcanzados años atrás.

    Si se analiza la serie histórica, se observa que durante el tercer trimestre de 2014 se alcanzó el nivel más bajo en satisfacción laboral (63%). A partir de entonces, la cifra ascendió paulatinamente hasta alcanzar a comienzos de 2016 el mayor nivel de satisfacción (79%), índice que se repetiría a finales de ese año. 

    El optimismo del mercado laboral y la recuperación económica motiva que los ocupados busquen posibilidades de crecimiento continuo. Es el momento de aplicar herramientas y mecanismos que aumenten la satisfacción de los empleados en su puesto de trabajo para fidelizar el talento y reforzar su compromiso. Cuanto mayor es el grado de satisfacción del profesional, mayor es su fidelidad a la compañía.

    España registra un grado de satisfacción superior a la media europea

    En términos generales, los países nórdicos registran las tasas más elevadas. Dinamarca es el país que registra el mayor índice de satisfacción (81%), seguido de Austria, Noruega (79%) y Países Bajos (77%). Cerca del nivel de España se encuentran Reino Unido (75%) y Luxemburgo (74%).

    Al mismo nivel que la media europea se sitúa Bélgica y, con cifras inferiores, Alemania, Portugal (70%) y Francia (67%). Grecia (66%) e Italia (65%), por su parte, son los países europeos con menor índice de satisfacción laboral.

    Fuera de los límites europeos, destaca que Estados Unidos cuenta con una tasa de satisfacción del 77%, por encima de la media europea. Australia registra un 72%, muy por encima de los países asiáticos; China cuenta con un 66%; mientras que Japón desciende hasta el 45%.


    www.qtalento.com


    .....

    ...

  4. El sector del software registra el nivel de rotación profesional más alto del mundo

    Publicada: 19-03-2018

    Fuente: RRHH PRESS...

    LinkedIn ha realizado un análisis global de los sectores, industrias y empleos con los niveles más altos de rotación y las razones que impulsan a los trabajadores a cambiar de trabajo.

     

    Según este estudio, el porcentaje de rotación en 2017 se situó en el 10,9 %, lo que supone que más de uno de cada diez profesionales cambiaron de empresa el año pasado.

     

    Los sectores con mayor rotación de talento fueron tecnología, retail y medios de comunicación-entretenimiento.

     

    Las empresas tecnológicas (software, no hardware) tuvieron la mayor rotación en 2017 con una tasa del 13,2 %. El sector retail (distribución), un sector con un historial de alta rotación, lo sigue de cerca, con un 13 %, mientras que los medios-entretenimiento (11.4 %), servicios profesionales (11.4 %) y gobierno-educación-organizaciones sin ánimo de lucro (11.2 %) completan los cinco primeros sectores.

     

    Las razones principales por las que las personas se van de sus empleos son, por este orden, la falta de oportunidades para avanzar (45 %), descontento con el liderazgo (41 %) o descontento con el ambiente de trabajo (36 %) y buscar un trabajo más desafiante (36 %). El sueldo es la quinta razón (34 %) por la que los profesionales deciden cambiar de trabajo.

     

    Por último, El 94% de los empleados dicen que se quedaría más tiempo en su empresa si esta invirtiera en su carrera.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  5. ¿Es bueno contar tu vida en un currículum?

    Publicada: 06-03-2018

    Fuente: EL PAIS...

    Las aficiones, intereses y otras facetas personales de los candidatos cobran cada vez más protagonismo en los procesos de selección laboral


    Existe un currículo oficial que plasma las capacitaciones que el profesional ha ido adquiriendo a lo largo de su trayectoria, su formación y su desarrollo. Pero todos tenemos muchas más cosas que aportar que no están recogidas en ese resumen y que también dicen mucho de nuestro potencial como profesionales

     

    Ese otro currículo lo conforman intereses, aficiones o experiencias del candidato, elementos que dan color a un historial profesional y pueden hacerlo destacar entre decenas de perfiles semejantes en un proceso de selección. Sirve para dejar ver algo de la esencia, de las ganas, iniciativa, creatividad o valores de esa persona ante el reclutador, porque antes que profesionales somos personas. Las empresas contratan conocimientos y aptitudes, pero la clave de acertar con la selección está también en las actitudes, y eso es algo que puede quedar reflejado a través de esa otra parcela de sus vidas.  

    La figura del recién licenciado que apenas pone en su historial su formación académica porque piensa que no tiene nada más que aportar es frecuente. Sin embargo, puede ocurrir que el candidato haya visitado muchos países, que haya pasado un año de intercambio en Inglaterra, que haya colaborado como voluntario en un proyecto social de ayuda a discapacitados, que haya sido sido pinchadiscos y que le que hayan contratado alguna vez en fiestas y eventos. Y todos esos aspectos, que él pude que no haya considerado relevantes, configuran un perfil mucho más atractivo, humano, diverso e interesante.

     

    Ese currículo paralelo también sirve para tender puentes emocionales entre candidato y reclutador. Un factor de gran peso en la decisión final. Ante dos candidatos con experiencia y nivel de formación similares, si uno de ellos toca el violín y resulta que al entrevistador le encanta la música, salta una chispa. Hay una realidad paralela que los conecta y les hace empatizar. En la habilidad del aspirante estará saber sacar a colación esos elementos durante la entrevista, y en la del reclutador no permitir que nublen su entendimiento y le impidan tomar una decisión lo más objetiva posible.

     

    Aficiones útiles

    ONGs y asociaciones. Liderazgo, empatía, organización.

    Viajes / Idiomas. Diversidad, curiosidad, aprendizaje.

    Deportes de equipo. Sentido de pertenencia, colaboración, orientación al logro.

    Natación / Running. Disciplina, automotivación.

    Ajedrez. Pensamiento estratégico, adaptación al cambio.

    Blogs / Lectura. Comunicación escrita, planificación, competencias digitales.

    Bricolaje / Cocina. Creatividad, innovación, detallismo.

    Música / Teatro. Pensamiento creativo, habilidades sociales.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  6. El 10% de los trabajadores querría emplearse más horas

    Publicada: 28-02-2018

    Fuente: rrhh digital...

    Actualmente, existen en nuestro país casi 19 millones de ocupados, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), que elabora el Instituto Nacional de Estadística. De ellos, un 15% está contratado a tiempo parcial (-0,3 puntos porcentuales interanuales).

    Si bien este es un dato que puede interpretarse de diversas maneras (la jornada parcial permite conciliar mejor la vida personal con la profesional, es compatible con el curso de estudios, etc.), existe un porcentaje de trabajadores a los que les gustaría poder trabajar más horas, pero no encuentran dónde hacerlo.

    En total, son 1,9 millones de trabajadores en España (el 10,1% de los ocupados) los que desean emplearse más horas de las que tienen en su jornada, pero no encuentran dónde hacerlo.

     

    Buscar trabajar más horas y no poder

    En 2007, antes del inicio de la última crisis económica que afrontó nuestro país, había 1,5 millones de ocupados que querían trabajar más horas sin encontrar dónde hacerlo. Esa situación fue ampliándose hasta superar los 2,6 millones de personas en 2013 para, a partir de ese momento, comenzar a descender.

    En la actualidad, son 1,9 millones de personas las que están en esta situación, con una reducción de 716.200 personas en cuatro años. Por tanto, ahora se encuentran en esta situación un 10,1% del total de ocupados (-0,6 puntos porcentuales y 58.200 personas menos) y es su nivel más bajo de los últimos ocho años (desde junio de 2009).

    Desde otro punto de vista, puede decirse que en la actualidad el 89,9% de los trabajadores en España está conforme con la duración normal de su jornada de trabajo.

    Esta reducción puede deberse a varios factores: ya sea porque algunos ocupados sí han encontrado dónde trabajar más horas, ya sea porque otros ya no quieren o necesitan trabajar más horas, o sea por la propia creación de puestos de trabajo de los últimos trimestres, que han sido en su totalidad de jornada completa, según la última EPA.

    La proporción de ocupados que quieren trabajar más horas pero no encuentran dónde se ha reducido en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, hay amplias diferencias entre ellas.

    Por un lado, hay tres comunidades autónomas en las que esta proporción supera el 13%. Son los casos de Extremadura (14,3%, con una reducción interanual de 7 décimas), Murcia (13,7%; recorte de 1,1 puntos porcentuales) y la Comunidad Valenciana (13,6%, también con una disminución de 1,1 p.p.). Estas dos últimas junto a Navarra (11,8%; -1,1 p.p.) son las tres autonomías donde más se ha reducido esta proporción.

    En el extremo contrario, encontramos dos regiones con un 5% o menos de ocupados con esta necesidad. Son Baleares (5%; caída interanual de 3 décimas) y Cataluña (4,8%; reducción de 4 décimas).

    Entre los retrocesos más moderados vemos los de Baleares (-0,3 p.p.), y los de Cataluña y el País Vasco (-0,4 p.p., en cada caso).

    En todo caso, es clara la mejoría en este terreno. Tan solo dos años atrás, a finales de 2015, solo Baleares y Cataluña exhibían una subocupación horaria inferior al 10%. Hoy son seis las comunidades autónomas en esa situación. A las recién mencionadas se suman el País Vasco, Galicia (9% en ambos casos), Cantabria (9,5%) y Canarias (9,6%).

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  7. Las competencias y habilidades de los directivos de RRHH en la actualidad

    Publicada: 21-02-2018

    Fuente: rrhh press...

    Estas son las competencias y habilidades que  deben reunir los/as directivos/as de Recursos Humanos en la actualidad.

    Competencias técnicas. Poseer una buena formación, conocimiento de un segundo y/o tercer idioma, un postgrado en Recursos Humanos o MBA, así como contar con programas específicos relacionados con el ámbito de la transformación digital, serán competencias muy valoradas. Así mismo, aportar experiencia internacional y conocimiento sobre diversos sectores supondrán un activo altamente reconocido por las organizaciones.

     

    Competencias directivas. Será clave demostrar un elevado nivel de liderazgo e influencia con el entorno, sensibilidad con el negocio, flexibilidad y una clara orientación a resultados. Convertirse en un agente innovador y de cambio, además de en un embajador del departamento y de la marca en sí misma, serán aspectos que aportarán un gran valor añadido al/a la director/a de RRHH.

     

    Competencias de gestión. La capacidad para medir el ROI de las políticas y acciones del departamento a través de las diferentes herramientas disponibles (HR Data, KPI, SLA), será uno de los objetivos de su rol. La función de Recursos Humanos deberá utilizar el business intelligence a la hora de extraer conclusiones y tomar decisiones estratégicas.

     

    Habilidades comerciales. En un escenario local que empieza a “sufrir” en la captación y retención del talento, los/as directivos/as de personas tienen un papel crucial que deben aprovechar. La promoción interna del departamento justificada con políticas que se adelantan y responden a las necesidades del negocio, debe permitir el protagonismo de los directores de recursos humanos al mismo nivel que el resto de sus compañeros/as del comité de dirección.

     

    Habilidades adaptativas. El sector en el que el profesional forja su carrera determina su mayor fortaleza hacia áreas hard y/o soft. Sectores muy operacionales y/o industriales suelen proveer perfiles más potentes en la parte de relaciones laborales. Tecnología, digital o aquellos muy de nicho hacen desarrollar más las patas de talento y desarrollo. Sin embargo, fuera de las grandes compañías se necesitan transformadores y generalistas, profesionales que sean igual de solventes negociando un convenio colectivo que implementando planes de carrera individualizados.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  8. Los idiomas más demandados para trabajar en España

    Publicada: 16-02-2018

    Fuente: Infoempleo...

    Las empresas necesitan cada vez más reforzar sus lazos con los mercados internacionales. Ya sea por abaratar costes, por explorar otros mercados, por tener acceso a recursos o por dar servicio a personal extranjero en nuestro país tener un idioma o varios es cada vez más necesario para trabajar. La demanda de idiomas subió en algo más de un punto respecto al año pasado, del 33,38% en 2015 al 34,73 en 2016.

     

    La habilidad para desenvolverse con fluidez en uno o varios idiomas empieza a ser un requisito muy valorado para trabajar y, muchas veces, la llave de acceso a determinados puestos. Esta destreza se pide más en las posiciones de mayor responsabilidad, un 54,38% de las ofertas con idiomas está orientada a puestos directivos. El inglés ha conseguido imponerse como lengua universal. Es el idioma de internet, de la ciencia, de los negocios y el idioma en el que se trabaja en las empresas globales entre personas de diferentes países.

     

    El idioma que habla la comunidad internacional

    Un buen nivel de inglés amplía de forma considerable las oportunidades para hacer una carrera internacional. Además de poder hacerse un hueco en el mercado laboral en los países donde este es el idioma que hablan los nativos, como EEUU, Reino Unido, Irlanda, Australia, Nueva Zelanda o Sudáfrica otros países como Emiratos Árabes, también lo exigen entre sus condiciones en las ofertas de empleo. Pero es muy probable que encuentres rápido un empleo sabiendo hablar inglés en casi cualquier país del mundo en el que quieras desarrollar una carrera profesional. Y, puede, que hasta sin salir del barrio. Internet y unas buenas dotes de comunicación en el idioma de Shakespeare permitirán el desarrollo de una profesión sin necesidad de viajar.

     

    Crece la demanda de alemán

    El idioma alemán toma fuerza. Del 7,13% de las ofertas que lo solicitaban en el 2015 al 7,37% en el 2016. La comunidad autónoma en cuyas ofertas más se repetía el requisito de alemán fue en las Islas Baleares con un 19,02%, la Comunidad Valenciana con un 12,85% y, en tercer lugar, Canarias con un 10,85%. El alemán se pedía sobre todo en los puestos técnicos más que en los altos mandos o la dirección.

    Además de en la propia Alemania, país preferido para encontrar una buena oportunidad laboral de muchos jóvenes emigrantes españoles, Suiza y algunos países del centro y este de Europa como Bulgaria, República Checa o Eslovaquia dominar el alemán  puede ser un pasaporte para un empleo fuera de nuestras fronteras ya que el país germano tiene una amplia área de influencia a nivel comercial.

    La importancia histórica de Francia en el pasado ha dejado un gran número de países franco parlantes. Esto posibilita unos lazos comerciales bien nutridos entre la metrópolis y las antiguas colonias y, por lo tanto, las posibilidades de trabajar en casi cualquier continente dominando el francés. Canadá en América, Vietnam en Asia, Guinea Ecuatorial en África o Francia, Suiza y Bélgica en Europa.

    Aumenta el número de ofertas que piden tener un idioma poco habitual en las ofertas de empleo como el chino, ruso, polaco o rumano. Un total de 8,9% de los anuncios tienen como requisito uno de estos idiomas.

     

    Actividades con mayores requisitos de idiomas en las ofertas de empleo

    A nadie sorprenderá que la Hostelería y Turismo sea la actividad del mercado laboral que más demanda candidatos con idiomas. Un 43,63% de las ofertas incluyen hablar un idioma entre sus necesidades. Los Recursos Energéticos junto con las Telecomunicaciones ocupan el segundo puesto de la tabla con un 40,40% y un 40, 06% respectivamente.

    Más de la mitad de demandas (54,38%) que piden a sus aspirantes tener conocimientos avanzados de algún idioma son para puestos de dirección. Se pide mayoritariamente inglés. Dentro de las empresas, los departamentos que más necesitan de las habilidades de idiomas son los relacionados con las compras, la logística y el transporte (44,25%). Le sigue en importancia para este requisito el área de gestión y administración (42,69%). Ingeniería y producción (41,06%) y marketing (39,65%) son otras de las funciones de la empresa donde hablar un idioma distinto al nativo está más valorado.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  9. Comer sano para trabajar mejor

    Publicada: 12-02-2018

    Fuente: El País...

    Las firmas españolas apenas se interesan por la nutrición de los empleados a pesar de lo importante que es para el rendimiento

     

    ¿Se puede aguantar una jornada laboral completa comiendo trigo, cebada, granos y un brebaje preparado a partir de cenizas de plantas? Si su profesión es gladiador en la antigua Roma, se puede. Es la conclusión a la que han llegado investigadores de las universidades de Viena y Berna tras estudiar los restos óseos de 22 de estos luchadores hallados en la ciudad de Éfeso, en la actual Turquía. Una dieta sin apenas indicios de carne o lácteos, pero que no les impedía seguir sus duras rutinas de entrenamientos y combates.

     

    Y si aquellos gladiadores de hace 1.800 años ya se preocupaban de que su alimentación no perjudicara sus prestaciones en la arena, cuánto más no deberían hacerlo también los profesionales actuales. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), comer mal puede disminuir hasta en un 30% la productividad laboral. “Una alimentación insuficiente o inadecuada pueden provocar hipoglucemias y afectar a la concentración. Aumenta el riesgo de obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, depresión y otras afecciones que tienen gran impacto en el absentismo laboral”, alerta Susana Santiago, profesora del grado en Nutrición Humana y Dietética de la Universidad de Navarra.

     

    Una dieta rica en verduras, frutas, legumbres, cereales integrales o pescado es el mejor antídoto frente a estos problemas. Aunque poder seguirla a rajatabla en el trabajo ya es otro cantar. Escasez de tiempo, comidas de negocios, ausencia de espacios específicos para comer o calentar comida… Estas barreras provocan desequilibrios alimenticios que afectan al rendimiento intelectual, anímico y físico del trabajador. “Solemos pasar las primeras horas del día con déficit calórico y tímidos niveles de azúcar en sangre. Por el contrario, la segunda mitad de la jornada suele caracterizarse por una congestión digestiva, hinchazón y sopor debido a una ingesta de alimentos excesiva en la comida. Ambas situaciones son desaconsejables”, advierte Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC Salud.

     

    Y es que cuando se trata de comer en el trabajo importan el qué, el cuánto, el cuándo y hasta el cómo. “Es importante realizar una adecuada selección de alimentos y ajustar las cantidades ingeridas a la actividad física que implique cada tipo de trabajo. Por ejemplo, en el caso de labores que requieran un mayor esfuerzo físico, las pastas, arroces y patatas asegurarán la energía necesaria para un mejor rendimiento físico durante la tarde. También es conveniente planificar bien los horarios de las comidas”, resume Sergio Miralles, director B&I de Eurest España.

     

    Si bien algunos factores culturales no lo ponen fácil. Las dos horas para comer siguen siendo sagradas en no pocas empresas españolas. Otro problema es que desde aquel lejano café con leche tomado apresuradamente en casa hasta que llega la pausa de la comida transcurre una eternidad. ¿La solución? Una costumbre muy española: el almuerzo de media mañana. “Un tentempié ayuda a mantener la saciedad, el rendimiento y controlar la ansiedad por comer”, explica Marta Gámez. Eso sí, hay tentempiés y tentempiés. “Debe incluir alimentos saludables. Nada de bebidas azucaradas, bollería, galletas, cereales refinados y azucarados ni bocadillos de embutidos”, aconseja.

     

    El componente social es un factor que pesa en las decisiones alimentarias. Según Eurest, el 60% de los trabajadores europeos cree que compartir el almuerzo con compañeros de trabajo ayuda a estrechar lazos y a construir equipo. Comer fuera de vez en cuando puede ser un bálsamo contra el cansancio mental. Para Manuel Asla, director de marketing y comunicación de Eden­red, las variables que más valoran los trabajadores españoles al escoger un restaurante son: “Que esté cerca del trabajo, servicio rápido, oferta amplia, buen ambiente y precio razonable. Además, los empleados le dan cada vez más importancia a la calidad y al valor nutricional del menú”.

     

    Medias raciones

    No siempre lo lograrán. “Comer fuera supone muchas veces un exceso de frituras, alimentos de origen animal y salsas con alto contenido en grasas y aceites”, lamenta Gámez. Enfrentarse a una tarde de trabajo después de meterse entre pecho y espalda primero, segundo, vino, pan, café y postre no parece lo más idóneo. En su lugar, Susana Santiago recomienda decantarse por “platos únicos o medias raciones”.

     

    “Muchas empresas no son todavía conscientes de que la comida que se hace en horario laboral es parte de la jornada laboral; no es una cuestión que esté entre sus prioridades”, reflexiona Manuel Asla. La profesora Santiago cree que las organizaciones deberían esforzarse más por promover entornos de trabajo saludables. “Por ejemplo, realizando una revisión nutricional de los menús del comedor de empresa y de la oferta de las máquinas expendedoras; recurriendo a un catering más saludable en las reuniones de trabajo; habilitando espacios con microondas y neveras, o incluyendo actividades educativas sobre alimentación y actividad física en sus planes formativos”.

     

    Porque, además, el trabajo no siempre es el mejor contexto para pensar en comida. El estrés, los jefes, los clientes… “Cuando entramos en estado de ansiedad no comemos, sino que engullimos”, recuerda Roberto Durán, coach nutricional del Centro de Estudios del Coaching (CEC) y responsable del proyecto Emoticomo. “Es nuestro modo de compensar algo que no estamos sabiendo gestionar emocionalmente. Y es un círculo vicioso. Porque si nuestro cuerpo no está preparado para tragar, digerir y absorber determinadas situaciones, tampoco va a ser capaz después de tomar ningún alimento que le siente bien”.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...

  10. Más productividad trabajando menos horas

    Publicada: 05-02-2018

    Fuente: rrhh digital...

    La mayoría de los españoles trabaja más de 40 horas semanales, muchos llegan a las 48 horas, e incluso aquellos que no lo hacen sienten la obligación de contestar el móvil por cuestiones de trabajo o hacer horas extra fuera de su horario laboral. Esto genera un problema de productividad y de salud en la empresa española.

    El exceso de horas laborales y el estrés ponen en peligro la salud de millones de trabajadores en España. El 50% de los trabajadores españoles trabajaron más de 48 horas por semana durante 2017 y las semanas laborales de más de 60 horas son

    El exceso de horas de trabajo afecta a 6 de cada 10 trabajadores españoles generando estrés laboral a estos individuos. Los datos de la OMS revelan que es habitual encontrarse casos de trabajadores que trabajan más de 48 horas a la semana en España.

    Los estudios revelan que en realidad lo único que logramos es empeorar nuestra salud y bienestar. Empresas como KPMG, Basecamp, o Toyota han realizado ya cambios en sus políticas para reducir el número de horas de trabajos. Muchas empresas en Suecia han reducido su jornada laboral a seis horas. Los motivos de este cambio son los siguientes:

     

    1. Trabajar demasiado produce problemas de salud

    El mayor problema asociado al exceso de trabajo es el detrimento de la salud física y mental.

    Cuando trabajamos demasiadas horas tenemos mayor tendencia a dormir menos, comer peor, y abandonar el ejercicio y otros hábitos saludables, conduciendo a todo un patrón de problemas de salud. Estos problemas afectan de forma directa y muy negativa a las empresas, ya que se produce absentismo y reducen la satisfacción laboral. Esto tiene costes directos e indirectos para la empresa, ya que muchas veces los profesionales y directivos de más talento buscarán otros empleos con mejores condiciones de trabajo.

    A largo plazo, las empresas obtienen mayor rendimiento de sus trabajadores con jornadas de trabajo más breves y llevaderas, ya que se evitan bajas por enfermedad, y retenemos el talento, cuya pérdida tiene un coste tan importante como difícil de evaluar.

     

    2. Trabajar más horas no aumenta la eficiencia

    Las jornadas laborales de larga duración nos inducen inconscientemente a ser menos eficientes, en lugar de sacar el mayor partido al tiempo disponible.

    La carga de trabajo se expande para ocupar el tiempo disponible para su ejecución. Esto significa que si disponemos de 8 horas para completar una tarea que de 2 horas, utilizaremos las 8 horas.

    Una reducción razonable de las jornadas de trabajo produce en los trabajadores el efecto contrario, al disponer de menos tiempo para realizar la misma tarea se trabajará de forma más eficiente.

    El tiempo libre que se consigue de esta manera mejora la calidad de los empleados y les hace más productivos en su lugar de trabajo, gracias a la mejora de su estado de ánimo y el aumento de su motivación.

     

    3. Trabajar hasta el agotamiento aumenta los errores

    Trabajar hasta la extenuación conduce a cometer errores. Desde el punto de vista del liderazgo empresarial trabajar con cansancio puede conducir a errores en la toma de decisiones, problemas para gestionar las emociones e incluso a la pérdida de control que conduce a errores graves.

    Los errores cometidos tanto por directivos como empleados pueden suponer un coste muy importante para la empresa.

    La empresa sana se basa en la buena gestión del tiempo, no sólo del trabajo, sino del descanso y el tiempo libre. Es fundamental promover buenos hábitos, como la meditación con atención plena (Mindfulness) y prácticas que promuevan el autoconocimiento y la autogestión, así como la regulación emocional.

    Las empresas españolas, tanto del sector público como privado, son cada vez más conscientes de la necesidad de cuidar la salud física y mental, así como el bienestar de sus trabajadores, por este motivo existe una demanda cada vez mayor de formación que promueva la empresa saludable.

     

    www.qtalento.com


    .....

    ...